Mat 7:7-8 Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.

domingo, 24 de diciembre de 2017

El Arpista Figueredo (El Indio Figueredo)

Ignacio Figueredo: El "Indio" Figueredo,
El Arpista Figueredo. Lectura de Reflexión. 

Pueblo Venezolano no permitamos que los que ejercen el poder nos roben LA ESPERANZA

Estimad@s amig@s esta lectura de reflexión me permite siempre pensar en mis hijos y estudiantes, por esa razón me permito compartirla con ustedes. Espero la disfruten plenamente.

Esta historia es también de Eduardo Galeano y la contó en Cartagena, en el encuentro que hubo en 1 997 sobre investigación – acción. Historia tomada de la obra “Educando en Valores” del insigne docente Antonio Pérez Esclarín.


Ignacio “Indio” Figueredo uno de los primeros arpistas del llano adentro convertido en leyenda, digno ejemplo, maestro de maestros entre músicos y cantadores. Este famoso arpista a la edad de los 11 años a marcar las primeras notas en un arpa colombiana.

martes, 3 de octubre de 2017

Orientaciones pedagógicas año escolar 2017-2018

ORIENTACIONES PEDAGÓGICAS
AÑO ESCOLAR 2017-2018
Para descargar en formato pdf hacer click en la imagen


Calendario escolar año 2017-2018



CALENDARIO AÑO ESCOLAR 2017-2018
Para descargar en formato pdf haga clic en la imagen 

lunes, 14 de agosto de 2017

Tanto para aprender

Aprendí que la mayoría de las cosas por las que me preocupo nunca suceden. 
Aprendí que cada logro alguna vez fue considerado imposible. 
Aprendí que nada de valor se obtiene sin esfuerzo. 
Aprendí que la expectativa es con frecuencia mejor que el suceso en sí. 
Aprendí que aun cuando tengo molestias, no necesito ser una molestia. 
Aprendí que nuca hay que dormirse sin resolver una discusión pendiente. 
Aprendí que no debemos mirar atrás, excepto para aprender. 
Aprendí que cuando alguien aclara que se trata de principios y no de dinero, por lo general se trata de dinero. 
Aprendí que hay que luchar por las cosas en las que creemos. 
Aprendí que las personas son tan felices como deciden serlo. 
Aprendí que la mejor y más rápida manera de apreciar a otras personas es tratar de hacer su trabajo. 
Aprendí que los días pueden ser largos, pero la vida es corta. 

miércoles, 5 de abril de 2017

MATEA BOLÍVAR, LA AYA DEL LIBERTADOR

Por: Ramón Sosa Pérez 
3 de abril de 2017

De Hipólita y Matea, las dos negras que ampararon la temprana orfandad de Simón Bolívar, se lían sus historias de tal suerte que se ven envueltas en similares episodios y hasta se le ha endosado a una lo que de valía tiene la otra. Lo cierto es que sus nombres ataviaron la infancia del futuro Padre de La Patria y le inculcaron a fe cierta el ideal de emancipación que por generaciones inquietaba el pecho de aquellas nobles mujeres de color. 

Hipólita, la veinteañera madre primeriza que dio a luz un mes después que doña María de la Concepción, tuvo el privilegio de lactar al pequeño justo a 30 días de nacido porque antes lo había hecho la cubana doña Inés Mancebo de Mijares. La historia le cede puesto de mayorazgo en la maternidad porque el propio Libertador así la llamó en carta a su hermana María Antonia, a quien pidió la atendiera “en lo que pida porque ella ha alimentado mi vida”.